Category

Comunicación no verbal

Category

Amigos del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “A comparison of Non-verbal Maternal Care of Male and Female Infants in India and the United Kingdom: The Parent-Infant Caregiving Touch Scale in Two Cultures”, de Hodsoll, J.; Pickles, A.; Bozicevic, L.; Supraja, T. A.; Hill, J.; Chandra, P. S. y Sharp, H. (2022), en el que los autores realizan dos estudios simultáneos, uno en India y otro en Reino Unido, para ver si existen diferencias en cuanto a cómo las madres de estas culturas se comportan con sus bebés, centrándose en el tacto cariñoso.

El cuidado de la madre a sus hijos es una característica esencial para el desarrollo correcto de los mamíferos. No sólo para garantizar su supervivencia a través de su alimentación y nutrición, sino para su desarrollo fisiológico, cognitivo, social y emocional. 

El cuidado incluye, en términos generales, la alimentación, el cuidado de la salud física, la estimulación sensorial e intelectual, la seguridad, la calidez emocional y el afecto, el consuelo cuando están angustiados, y también la respuesta a las necesidades y comunicaciones de los bebés. 

A pesar de que muchos de estos aspectos han sido estudiados en profundidad, el papel del tacto ha recibido muy poca atención y los hallazgos al respecto son mucho más limitados. 

En este trabajo, los autores realizan un estudio transcultural para conocer si existen diferencias en cómo las madres indias y las madres británicas cuidan a sus hijos, específicamente, cuando se trata del llamado “toque cariñoso”.

¿Por qué el “toque cariñoso”? Porque, en los seres humanos, el cuidado basado en el tacto se ha asociado en muchas ocasiones con beneficios para los bebés. El contacto piel con piel desde los comienzos de la vida del bebé en niños prematuros se han relacionado con resultados fisiológicos positivos para ellos. 

También se ha demostrado que facilita la interacción madre-hijo, haciéndola más receptiva y sincrónica. Parece ser que apoya el desarrollo emocional y de las habilidades cognitivas de los niños, como la atención sostenida o el control general. 

Específicamente, las caricias tempranas de los padres tienen un impacto positivo en la conducta temprana del bebé y en su respuesta fisiológica al estrés social, incluso su desarrollo emocional en edad preescolar. 

Por lo tanto, no cabe duda de que el tacto supone una exposición sensorial importante para los bebés que puede dar forma a su desarrollo. 

Como ya sabemos, existen costumbres diferentes según el país en que nos encontremos y el comportamiento del cuidado no iba a ser menos. 

Varios estudios han examinado la sensibilidad materna temprana en ciertas culturas y existe un cierto debate, puesto que algunos expertos argumentan que no existe una universalidad de la sensibilidad materna.

Por otro lado, hay otros expertos que sí apoyan la universalidad de la sensibilidad materna y afirman que sus manifestaciones varían entre culturas. 

Lo cierto es que se pueden encontrar respuestas de cuidado de la madre al hijo en todas las culturas, sólo que son distintas. Por ejemplo, los estudios transnacionales han demostrado que cuando las madres occidentales interactúan con sus bebés, utilizan más los comportamientos próximos: caricias o palmaditas, por ejemplo. También utilizan los comportamientos distantes, como hablar, mirar o sonreír. Pero en otras culturas no occidentales,  como la India, se estimula al bebé con masajes diarios.

Por otro lado, a los autores les interesaba explorar si existía alguna variación en los cuidados recibidos por el bebé en función de si era un niño o una niña. En algunas poblaciones del sur de Asia, los niños varones son favorecidos frente a las niñas, y esta preferencia podría ser relevante para las propias madres. De hecho, India tiene los niveles más anómalos de exceso de mortalidad femenina en el mundo en niñas de 1 a 4 años. 

Los autores plantearon la hipótesis de que los niños varones recibirían una mayor atención táctil en comparación con las niñas. 

En el contexto indio participaron un total de 395 madres, y en Reino Unido, 874. Se utilizó la escala Parent-Infant Caregiving Touch (PICTS), que contiene preguntas como: con qué frecuencia acaricia la madre la espalda de su bebé, su cabeza, su barriguita, los brazos o piernas. 

Los hallazgos fueron claros: la tasa de caricias tempranas reportadas en Reino Unido es más alta que la de India, pero no hubo diferencias en cuanto al sexo de los bebés. 

Es decir, por un lado, parece ser que las diferencias culturales son significativas y en India es mucho más habitual la práctica de los masajes a los bebés que la caricia, al contrario que en Reino Unido. Por otro lado, parece ser que la discriminación sexual está experimentando una cierta disminución.

Los autores mencionan que este artículo puede servir para examinar en el futuro, si los efectos protectores son similares para los niños de India y Reino Unido, viendo que las prácticas de cuidado son diferentes. 

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y cómo influye en con las relaciones interpersonales, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira o nuestro Experto Universitario en Comunicación No Verbal y Personalidad, con becas especiales para los lectores del Club del Lenguaje no Verbal.

Club del Lenguaje No Verbal